Una vida de perfume

Seguramente han visto propagandas de perfumes. Son únicas, de ensueño, nos muestran un mundo de élite y dejan entender que la vida es así de fácil, te pones el perfume y te transportas a éste mundo.

¿Y quién no querría tener una vida de perfume? Las mujeres son altas, estiladas, hermosas; los hombres son delgados y cautivadores. Claramente la fragancia nos nubla la realidad.

Hace un par de noches estaba viendo la televisión (algo que rara vez hago) y me quedé pegada en la publicidad de un perfume de Carolina Herrera. Lo que me pregunte fue ¿De verdad? ¿Realmente querría esa vida? ¿Jugar ajedrez con un pavo real?

El dinero es importante, sí, ¿quién no quiere una vida de ensueño? Pero trabajemos por aterrizar ese sueño y no vivir un comercial de perfume.

 

Compárteme con tus amig@s

Tipos de Lecciones