fbpx

¿Qué entregas cada día?

Estaba una vez un perro en la calle, entra a una casa donde está la puerta abierta y adentro consigue 10 perros que lo reciben con cara de susto. El perro da un brinco y sale de ahí aún más asustado.

Va un segundo perro, ve la misma puerta abierta, entra y encuentra 10 perros odiosos que le muestran los dientes y le ladran fuerte, el segundo perro se enfurece tanto que se va de ahí.

Entra un tercer perro a la casa y se encuentra para su sorpresa 10 perros contentos, meneando la cola y saltando, él se siente a gusto y se queda ahí con los demás perros.

Fuera de la casa hay un letrero que dice: “Casa de los 10 espejos”

¿Quieres más dinero? Pues para conseguir más tendrás que dar más….

Así como lees… Resulta que hace un tiempo cuando yo estaba tratando de salir adelante, de lograr mis metas, de conseguir cada vez más, se me olvidó tomar en consideración una parte de la ecuación.

Para poder recibir más hay que dar más. Así de simple. No lo inventé yo, es la ley del universo. Lo que das es lo que recibes, en la misma proporción y cantidad.

Y no solamente tiene que ver con dinero, sino con la vida que estás llevando, ¿Te quejas de que no te alcanza, de que todos están en tu contra, de que nadie te quiere? Quizás deberías buscar adentro, porque los demás te están sirviendo como espejo.

Muchas personas no se dan cuenta de lo que atraen a sus vidas y es sólo el resultado de sus acciones. Si no estás teniendo los resultados que quieres en tus relaciones, en el amor, en los negocios, es quizás porque no tienes la mejor actitud, no eres positivo, piensas más de lo que haces o estás a la defensiva.

La prosperidad no tiene nada que ver con los efectos materiales que una persona posee. Nos hemos creado esta idea del que más tiene es el más rico, el más abundante. No podría haber algo más alejado de la realidad.

La prosperidad le llega a las personas que dan. Y no quiero que te confundas, no es mejor “dar que recibir”, es mejor “estar en una postura de dar que de recibir”.

Déjame repetir eso, ES MEJOR ESTAR EN UNA POSTURA DE DAR QUE DE RECIBIR. ¿Ves la diferencia? No hay nada malo con tener dinero, de hecho, entre más tienes más puedes dar y entre más das entonces más te llegará.

Es como un boomerang, el universo te devuelve todo lo que envías con la misma intención con la que creas esa energía.

¿Estás de acuerdo? ¿Cuántas veces has recibido lo que has dado? ¿Han sido cosas buenas, no tan buenas o ambas?

¡Déjanos tus impresiones!

Compárteme con tus amig@s

Suscríbete

Tipos de Lecciones