Mi Historia – Parte I

Soy Waleska Cerpa, venezolana, trotamundos, nací el 7 de Abril del 87 en el Hospital Padre Machado en la Parroquia La Vega en Caracas y esta es mi historia

O parte de ella que comienza en 2011:

Llegué a Chile y a penas encontré trabajo en el Casino de Viña del Mar dije: “Voy a renunciar y no me importa qué voy a hacer o cómo lo voy a hacer pero voy a renunciar”

No contaba con mucho apoyo para activar esta decisión, si hasta mi mamá me decía: “No puedes renunciar, no tienes dinero, no te vas a quedar en la calle sin nada”

Lo primero que decidí fue estudiar, investigar e indagar en el más profundo detalle de la educación financiera… Estaba atrapada en el sistema, ya sabía qué tenía que hacer, sólo tenía que salir y hacerlo, pero ¿cómo? Esa era la gran pregunta…

Estaba completamente PERDIDA.

Pasé horas, días, semanas y meses estudiando. Aprendí sobre todos los temas que creía que debía saber:

  • Inversiones
  • Rentabilidades
  • Bienes Raíces
  • Tributación
  • Negocios online
  • Ley de atracción
  • Oratoria
  • Etc etc etc

Y me certifiqué como Coach Financiero cuando ni yo entendía qué era un Coach.

Aquí viene la parte curiosa de las cosas, todo esto lo estaba aprendiendo para aplicarlo para mí, nunca en mi mente se cruzó hacerlo para ayudar a otros, sí, lo confieso en ese momento era un poco egoísta. Con el tiempo entendí que era mejor si compartía mi conocimiento, pero en ese momento yo no lo entendía.

Lo único que pensaba era que si seguía así, dejándole mis días (y mis noches) a un empleo, nunca iba a lograr cumplir mis sueños, necesitaba tiempo para trabajar en otros proyectos, necesitaba la energía que dejaba todos los días a los empleados que tenía a mi cargo y a mis jefes.

¡¡¡No era vida!!!

Así pasaron 2 años y en 2013 por esas cosas de la vida, en una oferta de pasajes de avión a principios de año decidí comprarme un pasaje para visitar Bolivia por 4 días sin saber que ese iba a ser el punto de quiebre en mi vida.

El 15 de Junio visité la Isla del Sol en el lago Titicaca, ese día algo mágico pasó, no sé cómo fue, pero después de horas de caminar, llegamos a un mirador y con la mirada puesta en el horizonte y la Cordillera de los Andes recibí la “epifanía”

Sólo tenía que Decidir CAMBIAR.

¡Hacerlo!…. Era “ahora o nunca”.

Ahí arriba, a 4.000 metros sobre el nivel del mar me dije “Es tu hora, te toca a ti, empieza a ser más tú, sé feliz”.

¿Y sabes qué? Lo hice

Sólo tenía que decidir CAMBIAR

Decidí empezar a poner en práctica tooooooodo lo aprendido, agarré el libro de Kiyosaki “Padre Rico, Padre Pobre” y le dije “Robert, gracias, me has enseñado mucho y siempre voy a recurrir a ti si tengo dudas pero ahora YO VOY A HACERLO”

Estaba decidida. Esta sería mi hoja de ruta. El cambio. Había luz al final del túnel Jaja

  1. Iba a organizar mejor mis gastos, no iba a gastar ni un centavo para poder ahorrar y renunciar.
  2. Buscaría la manera de aumentar mis ingresos.
  3. Destinaría una parte de mis gastos a seguir educándome y otra a hacer negocios e inversiones

Lo que pasó fue algo más loco que lo que había planeado. El día que fui a decirle a mi jefe que renunciaba, le expuse mis razones y ¿Sabes qué me dijo? ¡Que me pagaría mis años de servicio por todo lo que yo había aportado a la empresa! (Esto en Chile NO pasa)

¿¡Quéeeeeeeeee??

Ese día aprendí que hacer bien las cosas y dar lo mejor de sí, mantiene las puertas siempre abiertas. Es causa y efecto, ley de atracción, como quieras llamarlo… Pero es así.

Por fin mis ideas empezaban a tener sentido, sabía hacia dónde me estaba dirigiendo (o creía)

Pero fue más loco que eso… En los 2 meses siguientes a mi renuncia pasó todo esto:

  • Me corté el cabello
  • Compré una scooter
  • Compré mi primer Bien Raíz para inversión
  • Me fui a mochilear por Perú y el norte de Chile
  • Conocí a mi actual esposo
  • Hice nuevos amigos
  • Me ofrecieron un nuevo trabajo aceptando todas mis condiciones (donde no duré más de 4 meses y de ahí más nunca he vuelto a trabajar apatronada)
  • Hice mis primeras sesiones pagadas de Coaching
  • Empecé a trabajar en mi sitio web.

Aquí recibí otra epifanía, comencé a tener resultados, comencé a diseñar la vida de mis sueños.

Y en 2014, las personas a mi alrededor comenzaron a pedirme consejo.

Así fue como surge «Consciencia de la Riqueza» (si aún no lo has descargado da click aquí) que comenzó a venderse como pan caliente desde el primer día en Amazon. ¡¡NO SABES LA EMOCIÓN!

Consciencia de la Riqueza es la recopilación de todas esas entrevistas, esas sesiones de coaching con personas reales que tenían los mismos problemas de mentalidad, ingresos, ahorros que tú.

Eso sí, no te voy a engañar. Aún teniendo ingresos, haciendo coaching, asesorías y vendiendo mis libros no lograba tener dinero que me sobrara a fin de mes, es más parecía que mis gastos se disparaban conforme pasaba el tiempo. Me faltaba entender lo básico.

¿Cómo organizar y disminuir mis gastos?
¿Cómo aumentar cada vez más mis ingresos?

Por suerte poco tiempo después descubrí “The REAL fórmula”, Aprender a ahorrar y que me sobrara dinero para poder invertirlo de verdad.

Gonzalo y yo decidimos irnos a vivir juntos y ahí la vida me cambió y las finanzas también, juntamos todo, ingresos, gastos, deudas, activos, ingresos pasivos, ¡Todo!

Así, juntos logramos pasar de 6 USD de ingreso pasivo a 1800 USD en tan sólo un año. Y de ahí, no dejó de parar….

¡Imagínate! Estábamos por los cielos…

Estábamos decididos a invertir, a rentabilizar las inversiones y no gastarnos nada en cosas innecesarias. Era el momento del AHORRO EXTREMO.

Lo teníamos TODO listo:

  • Empezamos a vender y regalar todo aquello que nos quitaba espacio físico y mental. Todo lo que no aportaba era desechado.
  • Cobramos deudas pendientes a amigos y familiares que nos debían dinero.
  • El dinero que recibíamos lo ponía en una cuenta a parte
  • Tuve una conversación muy seria con mi esposo y le pedí que él también pusiera de su parte y generara más dinero.
  • Nos restringimos a la política “Gasto Cero”

Después de una organización minuciosa de nuestros gastos y reduciendo hasta NO AFECTAR nuestro nivel de vida (esto es muy importante para no sentirte amarrado). Empezamos a ver el dinero crecer en nuestra cuenta de ahorros.

¿Tuve miedo?

Sí y mucho, miedo a estar exagerando y “perderme la vida” como nos decían todos, miedo a que no lo lográramos, miedo a que mi esposo se cansara y me dejara (este miedo es muy real).

Dedicamos mucho tiempo para quitarnos ese miedo, evolucionar, crecer, leíamos juntos, tratamos desde nuestro acné, hasta la relación con el dinero y aprendimos que todos los problemas tienen una misma raíz: «Las emociones», así que empezamos a controlar nuestras emociones durante la tormenta del ahorro.

6 meses después la tormenta había pasado… Simplemente nos dimos cuenta que el ser humano es una animal de costumbre.

Soltamos las amarras, ya teníamos ahorros, nuestros ahorros los habíamos invertido bien, nuestros ingresos pasivos habían crecido hasta el punto de ser financieramente libres.

¡Era 2015 y lo habíamos conseguido!

Era más de lo que creímos posible… y algo más loco todavía ocurrió.

Cuando ya teníamos todo el dinero que queríamos para gastar, no salimos a gastar nada.

Después de mucha lectura, mucho Deepak Chopra, mucho Don Miguel Ruiz, Vipassana, Ho´oponopono, nos dimos cuenta que no teníamos ninguna necesidad, ni queríamos gastar en las tonterías que antes comprábamos.

Aprendimos a darle a nuestras vidas menos cosas materiales y más experiencias.

Empezamos a viajar cada vez más, a seguir invirtiendo nuestro dinero en aprender más.

Y no dejamos de trabajar nunca, de hecho, ¡¡Cada vez eran más grandes las ganas!!

Nuestra vida pasó de ser rutinaria a disfrutar constantemente de viajes y experiencias nutritivas.

¡Qué emoción! 😀

Pero, llegó 2016 y el año empezó con grandes lecciones de vida:

Lección #1: Gravedad Financiera – Todo lo que sube cae por su propio peso

En un momento de nuestras vidas quisimos tomar el camino fácil y todo se vino abajo.

Lección #2: Nunca buscar el camino fácil

Recuerdo ese día, en 2 segundos supe que habíamos perdido mucho, más de 80.000 USD en una de nuestras inversiones.

Lo sé, eso es mucho para unos, poco para otros.

Fue uno de los días más terribles de nuestra vida, de verdad. El que diga que el dinero no lo es todo nunca ha tenido una pérdida así, porque no es el dinero, es el sentirte perdedor, engañado, estafado, esto es lo que realmente duele.

(¡¡¡¡¡Y ese mismo día estábamos sacando una camioneta de agencia para que trabajara en UBER!!!!!)

Me llevó mucho tiempo descubrir cómo se lograban los ingresos y también las pérdidas de esta dimensión.

Pero esto no nos detuvo, inmediatamente después de eso nos volvimos a poner en marcha…

Pero ésta vez lo hicimos con más inteligencia (o eso creíamos, jajaja).

La vida siempre te pondrá dificultades en el camino para que te levantes con más fuerza y puedas alcanzar lo que realmente está esperando por ti, es un paso a paso.

2016 fue un año que comenzó muy duro pero terminó con grandes oportunidades.

Gonzalo, mi esposo, renunció a su trabajo y pasamos a ser emprendedores de tiempo completo. Teníamos muchísimo miedo, pero todo empezó a salir bien (Aunque no lo veíamos y creíamos que estábamos mal)

Creé mi primer evento presencial “Explosión de Riqueza” y lo realizamos en Chile y México, fueron grandes experiencias de aprendizaje, pude validar que mi mensaje era muy fuerte y resonaba más allá de lo que yo misma creía y esperaba de mí.

Terminamos ese año decidiendo abrirnos camino hacia Estados Unidos e iniciar una empresa americana para todas nuestras transacciones, tanto inmobiliarias como del negocio digital.

Y así llegó 2017, un año de fuertes aprendizajes sobre sociedades y negocios en Estados Unidos, ganamos mucho dinero y perdimos mucho dinero también pero dentro de todo el barullo emocional fue el año en el que subí Kilimanjaro y donde aprendí a llegar a la cima “paso a paso”.

También fue el año en el que decidimos finalmente dejar nuestra vida en Chile tal y como la conocíamos y lanzarnos a una vida nómada

Un domingo de Junio, cansada del frío inclemente de Santiago rompí a llorar como nunca me había permitido hacerlo y le dije a mi esposo “Estoy cansada, no quiero estar aquí, no quiero este frío, no quiero esta vida, lo único que quiero es viajar y en el camino ver qué pasa”

Otra vez mi miedo era que me dijera, vete y yo me quedo, estaba chorreada de espanto pero con las mismas estaba decidida a irme si él no quería, pero para mi sorpresa él tenía miedo siquiera de decir que se quería ir, lo conversamos y en dos semanas vendimos, regalamos, donamos, reciclamos y botamos ¡TODO! (O casi todo, me quedé con mis fotos, algunos libros y mis peluches de niña que Gonzalo todavía quiere botar jajaja).

Pasamos los siguientes meses entre Estados Unidos y México

Finales de 2017 y principios de 2018 fue una época muy dura, la peor que hemos pasado hasta la fecha, Febrero y Marzo fueron meses rudísimos, de muchas verdades, enfrentamientos de pareja y lágrimas, nos dimos cuenta que estábamos rodeados de gente que no sumaba, que se estaban aprovechando de nosotros y lo estábamos permitiendo.

Nos sentíamos MUY mal, estábamos perdidos y heridos por eso… (Suena a telenovela, pero así estábamos)

A partir de Mayo de ese año que decidimos cortar de raíz con las 4 personas más allegadas a nosotros nuestra vida cambió. Todo empezó a abrirse, el dinero empezó a fluir, llegaron personas y proyectos que aportaron a nuestra vida.

En Agosto de 2018, impulsada por una querida amiga, hice el primer Foro vía Whatsapp de Finanzas para Inmigrantes, enfocado a venezolanos fuera de Venezuela y el resto es historia…

De esa experiencia nacieron todos mis viajes de transformación: El Tren Expreso, La Brújula de tu Dinero, En100detuvida, entre muchos otros.

Crecimos porque Gonzalo se puso serio conmigo un día y me dijo: “Es momento de que crezcas de verdad, eres una super coach y más personas deben entrar en contacto contigo, voy a ser tu Jefe de Proyectos y vas a hacer las cosas como yo te digo y no como tú crees que son”

Mi cara fue de: OMG! 😱

Fue la mejor decisión, Gonzalo siempre me ha apoyado y siempre hemos hecho todo juntos, pero esta vez no estábamos juntos, éramos un equipo.

Eso no solo hizo que mi marca personal y negocio de Educación Financiera explotara, sino que me puso en la retina de más personas. Participé en dos Congresos presenciales y dos en línea, me invitaron a escribir para revistas internacionales y participar en Podcasts y nuevos proyectos.

A la fecha, de nuestra aventura como nómadas digitales hemos pasado por 19 ciudades en 6 países y 2 continentes: Nueva York, Phoenix, L.A, Memphis, Mazatlán, CDMX, Querétaro, Morelia, Patzcuaro, Cuernavaca, Playa del Carmen, Rotterdam, Milán, Piacenza, Florencia, Bologna, Bobbio, Pula, Belgrado.

He llamado a este post “Mi historia – Parte I” porque estamos en la segunda mitad de 2019 y es ahora que empiezo a construir la segunda parte de mi historia como Coach Financiero. Hoy me siento muy diferente, todos los altos y bajos me han ayudando a reconocer mi trayecto e inspirarme para crear más.

Y sí, todavía tengo deudas malas, todavía estoy resolviendo problemas que arrastro de malas decisiones del pasado (que me han enseñado muchísimo y que pronto conocerás) pero nada de eso me detiene.

Echarte todo este cuento es para que tengas la certeza de que soy una persona real como tú, que un día empecé de cero, sin saber a dónde iba y solo contaba con mis sueños.

He cometido errores
He ganado y perdido mucho dinero
He experimentado aquí y allá
He dejado amigos atrás
He ganado nuevos amigos
He tenido grandes diferencias con familiares
He aprendido en carne propia muchas fórmulas de inversión
He trabajado con muchas personas y me siento orgullosa de impactar positivamente en su vida

Hoy estoy haciendo lo que nunca pensé hacer – Ayudar a miles de personas a transformar sus vidas.

Y estoy decidida a impactar tu vida, si tu así lo deseas.

¿Le echamos candela? 🔥🔥

¿Te gustó este post?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp

déjanos un comentario