fbpx

Las deudas entre familiares

Las deudas en la familia son un tema delicado, por lo general evitamos hablar de ellas cuando hay deudas y más aún si involucra a miembros de la familia y es ahí cuando se complica el asunto y se crean los problemas.

Pongamos un ejemplo: Tu hermano o algún miembro cercano de la familia te pide un dinero y tú se lo prestas; tu madre en este caso es testigo de la transacción que se genera, que en el caso familiar es una transacción amorosa. Está basada en el amor que los une, donde un ser querido requiere de tu ayuda y como dispones de esos recursos le prestas a quien lo necesita.

Por lo general el resultado de esta transacción va a estar marcado por los involucrados y su rol en el sistema familiar, es decir qué puesto ocupan en la familia.

Puede que el que recibió el dinero prestado está en la posición o actitud de “A mí me tocó lo peor de la familia, porque soy el menor o el mayor o el más feo (porque así lo creo) entonces cuando me llegue el dinero que debo yo no lo voy a pagar porque a él no le hace falta.”

Si más adelante a ti se te ocurre pedir ese dinero que prestaste, que es tuyo, que puede que lo necesites, llega entonces la ofensa: “¿Y me vas a cobrar?” En este momento es que estás totalmente solo porque nadie te apoya y pareciera que todo el apoyo va a quién debe el dinero. Entra la madre a la discusión y pide que mejor lo dejen así y que no se vayan a pelear por dinero porque “eso es feo”.

La cuestión no es pelear por dinero, cuando esto pasa te puedo decir amigo mío que la culpa es toda tuya porque no se establecieron límites sobre ese préstamo. En general no se habla de dinero y ése es el verdadero problema.

Cuando le dices a alguien “no importa, me lo pagas cuando puedas” lo que realmente le estas diciendo a esa persona es “toma, ese dinero me sobra y no lo necesito”. Así que cuando el otro tiene el dinero para pagar su deuda dice “¿y para qué le voy a pagar si él no lo necesita?”

Entonces llega un punto en el que se genera el problema y como tú quieres evitar problemas en la familia le dices a tu hermano “Déjalo así, no me lo pagues, quédate con el dinero”. Y el problema no es el dinero; el problema es que la otra persona se queda en su comodidad de no pagar y tú con la rabia de que te tomaron el pelo.

Tenemos que hablar de dinero; si vas a prestar un dinero, no importa si es a la familia o a un amigo, debes decir claramente que ese dinero que estas prestando es importante para ti y que lo vas a necesitar de vuelta, preguntar cuándo te lo piensan devolver y establecer una fecha de pago, además definir la manera de cómo te lo va a pagar.

Para mantener una buena relación con nuestros seres queridos es necesario empezar con una buena comunicación. Tenemos que aprender a hablar del dinero, especialmente con nuestra familia.

Compárteme con tus amig@s

Suscríbete

Tipos de Lecciones