fbpx

El dinero crece como en la Naturaleza

Muchas personas creen que el proceso de crear dinero es muy difícil y lo cierto es que todos los procesos aunque sean artificiales o creados por el hombre son una copia de la naturaleza. Cierto, aunque seamos seres muy creativos todas las ideas nos llegan de replicar los procesos que ya se encuentran desarrollados en la naturaleza.

¿Te has dado cuenta cómo ha crecido la tecnología de la aviación por ejemplo? Se hizo porque siempre quisimos ser como las aves, poder volar como ellas, sentirnos con la libertad de desplazarnos más allá de donde nos pudiesen llevar nuestros pies.

Todos los inventos se hacen para facilitar una tarea natural, para incrementar la productividad o ser más eficientes.

Entonces, ¿por qué creemos que los procesos que llevan a la creación de riquezas podrían ser tan distintos?

Ok, lo entiendo, el dinero es un invento del hombre, no sé si el más ingenioso (jaja) pero definitivamente es uno que ha permitido organizar la forma en que intercambiamos bienes.

También es un proceso que se encuentra en la naturaleza, los animales y plantas no utilizan dinero claro, pero la simbiosis que ocupan para interactuar y poder sobrevivir juntos en una jungla es básicamente la misma por definición.

Piénsalo, un gusanito (por ejemplo) se comerá las hojas que da determinada planta, la planta sabe que está ahí para ser el alimento de otro y si quiere garantizar su permanencia sólo tiene que seguir fabricando más hojas. A su vez, la planta toma nutrientes del suelo, compitiendo con miles de otras plantas que están a su alrededor queriendo lo mismo que ella. Y muchos nutrientes vienen por el excremento animal que son procesados en la digestión de algún alimento que provino del mismo ecosistema.

¿Lo ves? La naturaleza mantiene su ciclo y esa es la razón por la que sobrevive y logra expandirse.

La creación de dinero ocurre de la misma manera que en la naturaleza.

La única razón por la cual las personas se quedan sin dinero es porque en algún momento decidieron no darle importancia al ciclo y gastarlo todo para satisfacer las necesidades, o peor, los caprichos del momento.

¿Cuál es el ciclo? Aquí está:

Primero hay que generar excedentes de efectivo, el dinero que te sobra a fin de mes, no importa cuál sea el monto, serán tus semillas. Si te queda mucho dinero, tendrás muchas semillas para plantar, si te queda poco dinero, pues tendrás pocas semillas, pero de igual manera las semillas pueden germinar, no importa si son muchas o pocas, con que tengas una sola ya puedes imaginar un bosque lleno de árboles en pocos años.

Ese excedente de efectivo se guarda, se ahorra para cuando llegue la primavera y podamos sembrar. Para cuando llegue el momento indicado de invertir.

Es aquí donde ocurre la magia, ya sea un emprendimiento, negocio o inversión es simplemente el lugar que vas a elegir para colocar tus semillas.

Luego viene la espera… y éste es el momento más difícil para las personas. Muchas veces no somos capaces de darle tiempo al mismo tiempo para que la semilla se pueda desarrollar sólo porque vivimos con la necesidad de tener todo YA.

Los árboles más grandes, altos y robustos son los que tardan más años en crecer.

El dinero crece como en la naturaleza. Las semillas se deben regar con agua frecuentemente, deben tener sol y ser protegidas de insectos, lluvia y fuertes vientos para que puedan crecer de manera sana.

Con el dinero pasa lo mismo, si invierto en un negocio y no le dedico tiempo, me despreocupo de lo que pueda pasar o me enfoco en un solo aspecto de él lo más probables es que esa semilla muera. La naturaleza siempre busca el equilibrio, lo que sobra o no es lo suficientemente fuerte simplemente morirá. Nosotros debemos ser iguales, si vemos que nuestra semilla no está dando frutos entonces es hora de podar y dar paso al desarrollo de nuevas semillas.
Cuando las semillas ya han crecido y se han convertido en hermosos árboles llegan los frutos. ¡Pero no te los comas antes de que estén maduros! Todavía hay que esperar un poco, siéntate a observar cómo crecen.

Cuando es hora de sacar los frutos es cuando viene la confusión. ¡La creencia colectiva nos ha enseñado que debemos comernos todo! Y, ¿Por qué no habríamos de hacerlo? Después de todo esperamos bastante tiempo para poder disfrutarlo.

Ay querido ami@, ese es el problema, que te comes todos los frutos. No has entendido que después de la cosecha viene otra vez un período sin frutos.

He aquí donde se completa el ciclo. Si te comes la mitad y guardas la otra mitad podrás sacar de ésta nuevas semillas para replantar. ¿Lo ves? ¡Empiezas a multiplicar!

¡Ja! Es tan simple como eso, ¡¡replantar!! ¡No te comas todos los frutos porque tienes que replantar!

¡No seas como esas personas que se comen todo! Que quedan tan llenos que casi revientan y que siguen comiendo porque tiene el pensamiento de “Esto es mío y sólo YO lo voy a disfrutar”, eso es muy egoísta y la naturaleza no es egoísta. En la Naturaleza hay abundancia para todos.

Entra en el ciclo de generación de dinero, copia a la naturaleza, créeme, ella es más sabia que todos nosotros juntos.

Si cambias tu mentalidad y empiezas a sembrar y replantar pronto verás cómo tus días de escasez quedarán atrás.

Es hora de que cambies, ¿Qué estás esperando?

¡Déjanos tus comentarios! Nos interesa saber tu opinión. ¿Crees que el dinero sí puede crecer como los árboles?

Compárteme con tus amig@s

Suscríbete

Tipos de Lecciones