Definición de «Dinero» en 2020

Palabras como adolescente, violación, dictador, aborto, familia, comunicación, relación, entre muchas otras han cambiado no solo su significado sino la manera en la que son percibidas por la sociedad desde que aparecieron sus conceptos.

La introducción de la tecnología y los avances sociales y económicos han hecho que la manera en la que pensamos sobre las palabras y la vida en general sea muy distinto a lo que solían pensar nuestros antepasados.

¿Qué ha pasado entonces con el dinero?

Bueno, no es que haya cambiado mucho lo que significa, el dinero siempre será un medio de intercambio al cual las personas asignan un valor. ¿Pero cuál es el nivel de importancia en nuestras vidas hoy en día?

¿Significa lo mismo para un joven de 13 años que para una viuda de 70?

Ya sabes la respuesta: No.

Pero además, lo que ese joven de 13 años percibe hoy del dinero es muy distinto a lo que percibía la mujer de 70 cuando tenía esa edad.

No voy a hacer el recuento de dinero desde los Egipcios, pero vayamos al momento donde las cosas empezaron a acelerarse para los seres humanos, justo antes de la Revolución Francesa.

Recordemos que antes de la era industrial el dinero estaba polarizado, es decir, o tenías mucho, o no tenías nada, prácticamente no había clase media, por lo tanto en esa época el tener dinero significaba “TODO” para las personas y todo significaba: Comida, vestimenta, abrigo, un techo que no se viniera encima, una vida más cómoda, estatus y poder.

Un campesino cultivaba su tierra, vendía sus frutos y conseguía dinero a cambio. El dinero era sinónimo de trabajo duro.

Con la revolución industrial empezaron a nacer industrias que ofrecían empleos que estaban fuera del trabajo laborioso del campo y las personas empezaron a intercambiar tiempo por dinero. En esta época también fue que empezaron a nacer las escuelas tal y como las conocemos hoy, donde los empleados dejaban a sus hijos mientras trabajaban con personas que se encargaban que los niños aprendieran las herramientas necesarias para convertirse en empleados cuando crecieran.

Por lo tanto el concepto de dinero cambió, el trabajo duro ya no veía del campo sino del trabajo en una fábrica y a ese concepto de trabajo duro se le sumó:

Estatus: Ser parte de una clase media emergente que tenía derecho a dinero
Educación: Estudiar una profesión aseguraba inmediatamente que tendrías dinero y éxito cuando empezaras a trabajar
Exclusividad: El dinero estaba reservado para los hombres, ellos eran quienes salían a trabajar.
Mujeres: Por lo general no manejaban el dinero que llegaba a la casa sino aquello donde el hombre decidía invertir. Esto no era mal visto, era lo que era para la época.

Avanzamos muchos años y llegaron dos guerras mundiales, una gran depresión entre otros debacles financieros a los que se enfrentó el mundo durante los primeros 45 -50 años del siglo XX (1900).

Fue cuando el ser humano empezó a entender lo que significaba la “escasez”.

Verás, antes había escasez, pero como era la norma, simplemente se pensaba que no había más que eso, las personas estaban acostumbradas. Durante la revolución industrial el mundo empezó a ver una generación de riqueza y una nueva distribución de ese dinero que no se había visto antes.

Nadie pensó que lo iban a perder, todo iba viento en popa, había mucho de todo, ya sabes, todas las sombras del ser humano, avaricia, envidia, no pensar en la vida del otro, etc y eso llevó a grandes problemas que desencadenaron problemas bélicos y caídas completas de las grandes economías.

De la noche a la mañana, muchos ricos y no ricos lo perdieron todo y la humanidad empezó a vivir una lección de “No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”, fue ahí cuando se vivieron los momentos más duros de escasez, no porque antes no haya sido duro, sino porque a nivel psicológico no es el mismo impacto.

Entonces, el significado se volvió a ampliar: Ausencia de dinero = Escasez en todos los sentidos, pesar, malestar, fracaso. Para este momento empezaron a surgir connotaciones muy negativas e incluso destructivas sobre el dinero y su escasez.

También sobre el tener el dinero: quien controlaba el dinero y el flujo de las riquezas naturales tenía el poder, por lo tanto, si tenía dinero = tirano que somete a los pueblos.

Los años 60 no empezaron nada fáciles, había una guerra fría y una guerra en Vietnam, mientras había un movimiento de paz y amor que quería cambiar las cosas, líderes que hablaban de igualdad y una economía capitalista devoradora en crecimiento, todo al mismo tiempo.

Muchos dicen que para esta época el dinero también significaba “hipocresía”. Otra mala connotación a la palabra.

En los años 90 las cosas dieron un giro, con el Internet al alcance de las personas, el boom del .com y el nacimiento de nueva vida digital así también cambió el dinero.

El dinero empezó a estar al alcance de todos, cada vez con más fuerza.

¿Pero cómo hacer con siglos de mala relación con el dinero? Toda esta información está en nuestro ADN, de forma inconsciente.

Durante los años 2000 y 2010 creció “La Nueva Era”, ya estaba presente desde mucho antes, pero hoy está más al alcance (El internet ayudó a esto), no se llama nueva era pero es lo mismo con un toque de modernidad.

De esta corriente nace mi concepto de dinero, volver a las bases: El dinero es la manifestación de un flujo de energía que viene y va, no es ni bueno ni malo, simplemente es y como es la manifestación de una energía entonces está al alcance de todos.
El dinero sirve como medio de intercambio para obtener productos o servicios que sirvan para nuestro bienestar y nos ayuden a lograr nuestro objetivo personal en la vida.

Para mí, no hay mucho más que eso. Todo lo demás, está de más, sea positivo o negativo.

Hoy estamos a 2020 y durante los últimos 60 – 70 años las cosas han cambiado a pasos agigantados. Países que vivieron esos niveles de escasez extrema son hoy ejemplo de prosperidad.

Hoy hay más millonarios, multimillonarios y billonarios por año de lo que existían hace décadas. Hoy el sinónimo de dinero es “abundancia”, la velocidad con la que se puede crear hoy más dinero ha superado los estándares de la imaginación.

Pero esa aceleración de la abundancia no es suficiente, es deber de todos los que entramos en contacto con esta nueva forma de riqueza de educar a las personas que todavía viven bajo las sombras de esta realidad, para que ellos también puedan disfrutar de esta época de abundancia.

Si la riqueza que hoy se crea se va a manos de un puñado de personas solamente estaríamos creciendo en ceros en la cuenta pero las cosas no estarían cambiando en realidad.

Hoy no estamos en guerra, es quizás el momento más pacífico que ha experimentado el planeta. Hoy no nos estamos muriendo de hambre como antes. Hoy no estamos desinformados, estamos más conectados que nunca. Y aunque todavía hay personas que no gozan de lo que tú y yo podemos, las estadísticas dicen que el crecimiento mundial les ayudará a que lo logren durante las próximas décadas.

El mundo está viviendo cambios nunca antes vistos y con ello debemos cambiar también lo que pensamos, creemos, sentimos y definimos de la palabra “Dinero”.

¿Cuál es tu definición de “dinero” para esta nueva era? Escríbeme en los comentarios, me encantará leerte 😀

#ÉchaleCandela

¿Te gustó este post?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp

déjanos un comentario