Creciendo en la Conciencia con Vipassana

Hace un mes me fui a un curso de meditación Vipassana, personalmente tenía un objetivo en mente: Calmar, precisamente, mi mente. Desde hace años vengo trabajando el dominio de ésta y realmente no ha sido tarea fácil.

Lo que me pareció magnífico de esta experiencia de 10 días fue que a pesar de haber buscado información sobre la técnica de Vipassana y saber a qué me iba a enfrentar, realmente no tenía idea de lo que iba a experimentar.

Les explico, para aprender la meditación Vipassana debes ir a un curso de 10 días donde permaneces en completo silencio durante este tiempo, cualquier tipo de contacto está prohibido, ya sea verbal, físico, visual u otro. Durante esos 10 días, eres tú con tu ser únicamente, eso es todo lo que importa y lo que necesitas. Al comienzo me parecía exagerado pero conforme van pasando los días y te vas metiendo más profundamente en la práctica te das cuenta de la importancia de mantener la distancia.

Los primeros 3 días aprendes a aquietar la mente, yo creía que necesitaba los 10 días para aprenderlo y no, son sólo los primeros tres días. Durante este tiempo aprendes a observar tu respiración, no a respirar más o mejor, simplemente a observar tu ritmo natural de respiración. Parece tarea sencilla pero en verdad no lo es, la mente sabotea tu trabajo de observación, hace miles de cosas para intentar volverte loco y sacarte de lo que estás haciendo, son éstos los días más difíciles porque es cuando más quieres salir corriendo, huir y no volver a intentarlo nunca más. Estás solo, no puedes hablar con nadie, piensas que eres el único sufriendo en silencio el tormento de la mente, pero la realidad es que todos los participantes del curso están experimentando exactamente lo mismo que tú.

Al cuarto día aprendes la técnica del Vipassana, si no hubieses pasado los tres días previos calmando tu mente no serías capaz de trabajar con Vipassana. Es aquí cuando empiezas a experimentar la verdad de la ley de la naturaleza; está dentro de ti, en tu cuerpo, pero estamos tan preocupados durante toda la vida en esto y aquello que no lo percibimos. Al cuarto día de estar en silencio tu mente se agudiza y puedes percibir hasta las sensaciones más sutiles que ocurren en tu cuerpo. Despertarse a esta conciencia es una experiencia revolucionaria para todos los participantes del curso. Es quitarse el velo de la ignorancia que siempre hemos tenido en los ojos, empiezas a ver más allá.

Vipassana significa ver las cosas tal y como son, ver la realidad de la vida, experimentar la verdad reflejada en nuestro cuerpo físico y mental. Vipassana es la técnica que te permite purificar tu mente. Ese fue el gran descubrimiento para mí, fui en búsqueda de calmar mi mente y terminé aprendiendo a ir más allá, a purificarla.

Aprendes a eliminar el miedo y el sufrimiento que existe en todos nosotros, aprendes a mantenerte ecuánime ante los acontecimientos que se te presentan diariamente en la vida, observas cada momento sin reaccionar con deseo o aversión y todo esto sólo con la observación de las sensaciones sutiles y burdas que aparecen y desaparecen en tu cuerpo. En resumen, la respuesta a la abolición de todas las desdichas del ser humano está dentro de nosotros, sólo tenemos que aprender a observar.

Es tal el nivel de conexión que logras contigo mismo que tu vida cambiará. Al experimentar los niveles más profundos de tu mente serás un buscador de la paz interior y empezarás a ver a los demás con otros ojos, con más amor, humildad, tolerancia, comprensión y compasión.

Pero en fin, por más que escriba detalladamente todo lo que viví durante esos días ninguno podría hacerse una idea de lo que estoy hablando, es como decirles que las mejores arepas (plato tradicional venezolano) son las de mi mamá, hasta que las prueben no podrán estar en acuerdo o en desacuerdo conmigo.

Así que les invito a participar de uno de estos cursos de meditación. Son gratuitos para los alumnos, éstos han sido financiados por los alumnos antiguos, si a ustedes les ha parecido una buena experiencia están invitados a dejar una donación (Dana) para los próximos cursos. Personalmente creo que nadie tiene dinero suficiente para pagar por la experiencia de vida que te enseña S.N. Goenka, el maestro de Vipassana, pero sí podemos aportar para que otras personas se beneficien del alojamiento y la comida, la cual es exquisita y ayuda a desintoxicar el cuerpo.

Debes dedicar 10 días a este curso, totalmente desconectado del mundo exterior. Sé que 10 días puede parecer mucho, sobre todo cuando tienes hijos pequeños, es una experiencia que hay que planear con anticipación, pero pregúntate ¿Qué son 10 días en la vida de un hombre? Es ínfimo con la cantidad de días que podríamos vivir en nuestra vida, así que atrévete a encontrarte contigo mismo. Al salir querrás que todos los seres humanos, especialmente tus seres más queridos aprendan de ésta técnica de meditación que ha llegado intacta a nuestros días desde los tiempos del Buddha.

Si quieres más información sobre la organización vipassana te dejo la página oficial, sino puedes buscar en google: Vipassana + el nombre de tu país.

https://www.dhamma.org/es

¡Metta para todos!

Compárteme con tus amig@s

Tipos de Lecciones