Conóceme

Soy Coach, Entrenadora y Facilitadora certificada por T. Harv Eker, Blair Singer y FinanCoach.

Autora del Libro “Consciencia de la Riqueza”, Best Seller autopublicado en Amazon con más de 4 años de experiencia, he ayudado a más de 1.000 personas en Chile, Perú, México y Brasil a entender y mejorar sus finanzas personales y su calidad de vida.

Durante más de 9 años trabajé enseñando y formando equipos de trabajo multidisciplinarios para negocios hoteleros y de restaurante en Venezuela, Francia, Reino Unido, China y Chile. En los últimos 3 años he participado en cursos y seminarios de conferencistas de talla mundial como Deepak Chopra, T. Harv Eker, Robert Kiyosaki, Doug Nelson, John Maxwell, Blair Singer, Alex Mandossian, Larry Guilman, entre otros.

¿Quieres saber más de mí? Sigue leyendo…

Pararse frente al camino da miedo

Transitarlo te convierte en experto

Waleska Cerpa… mujer Aries

Waleska Fedora es mi nombre de pila. Soy mujer Aries y conejo de fuego en el horóscopo Chino, no llevo mi vida en base a esto pero definitivamente tengo todas las características que definen mi signo aumentado en mil por ciento.

Puedo fantasear todo el día, hilar los sueños más espléndidos, pero como mentirosa podría morir de hambre.

Soy una mujer de fuego, intrépida, recia, audaz, soñadora. Lucho sin vacilación contra lo que me parece una injusticia, y no me avergüenzo de expresar mis opiniones, por el contrario, siempre voy al grano. Puedo ser indiscutiblemente clara para comunicar cuando siento fastidio o frustración.
Cuando quiero algo, voy y lo consigo.

He vivido mi vida creyendo siempre de todo corazón en las personas, en el amor, en los negocios, en las situaciones, cayendo para volver a levantarme y hacer un nuevo intento. Tengo una obstinada tendencia a seguir adelante en circunstancias adversas.
Soy decidida y aunque me caracteriza mi gran sonrisa, expreso el peligro inminente a quien se le pueda ocurrir la descabellada idea de intentar detenerme o someterme. Tengo mis debilidades y aunque mis años de trabajo interno me han ayudado a crecer, aún prefiero caer muerta antes de mostrar el camino que me falta por andar.

Siempre voy a la delantera y es raro que resbale y caiga, lo evitaré a toda costa, simplemente porque no me gusta. Pero no soy de hierro, como cualquier otra persona también me he dado golpes en la vida pero nada me aplasta para siempre, y el fracaso menos todavía.
La palabra “NO” dejó de ser parte de mi vocabulario hace tiempo y me cuesta dejar de voltear los ojos, respirar profundo y hasta alejarme de personas que están en una constante negativa en la vida.

No sé por qué o mejor dicho, sí sé por qué, siempre he estado en los primeros lugares de las carreras que he elegido. Me gusta el reconocimiento y doy más de lo necesario para destacar, es imposible para mí pasar por desapercibida.

Me caracteriza una actitud liberal, soy generosa con el tiempo y con las cosas materiales. Debo admitir que también ando un poco escasa de paciencia. Y el dentista pasó a ser mi adversario cuando era apenas una niña.

Soy psicológicamente incapaz de quedarme tranquila mientras los demás chapotean y fracasan, si fuese político mi carrera hubiera sido corta, no sería capaz de esperar que el pueblo me dijese qué quiere. Simplemente voy a las necesidades y las satisfago, antes que se noten incluso.

Me gusta el dinero, me gustan los lujos, pero siempre se me ha reconocido por una característica que corre en la sangre de la familia, la humildad auténtica, siempre me he sentido tan cómoda y cariñosa comiendo con reyes como con mendigos, con viejos o niños, en plato de cerámica o de cartón.

También puedo ser terca y obstinada… ¡y mucho!

Confieso que nunca habré de aceptar una derrota. Siempre buscaré el lado positivo y la manera de tirar la mejor lección que pueda aprender.
Además, disfruto el encontrar oposición porque eso representa un desafío, quizás suene extraño pero soy capaz de apartarme del camino para ir al encuentro de obstáculos para superarlos mucho antes de que se me presenten. Encuentro que eso le integra emoción a mi vida.

Un buen amigo me dijo una vez, “Tú eres como una comadreja, una criatura exultante de energía que se mueve a toda velocidad” audaz y contagiosa aunque Gracias a Dios el tiempo ha suavizado la avidez de mi prisa.

Lo que muestro a quien me mira es lo que es. No hay en mi nada de complicado ni de oculto.