fbpx

¿Cómo salir de tus deudas?

¡No pases la vida huyendo de tus deudas como Don Ramón! Sigue estos simples consejos y ordena tus deudas.

Para empezar debemos dejar claro cuáles son las deudas buenas y cuáles son las deudas malas. Las buenas son las deudas que contraemos para crear activos, ya sean inversiones o negocios, compra de inmuebles, etc, un activo es todo lo que pone dinero en nuestro bolsillo.

Las deudas malas son todas las que adquirimos para financiar nuestros gustos de corto plazo que no son rentables en el tiempo, por ejemplo: un viaje, una fiesta de cumpleaños o matrimonio, un televisor último modelo, etc.

Las deudas malas lo único que hacen es disminuir nuestro flujo de efectivo mensual y dejarnos con menos dinero a disposición para ahorrar, crear algún emprendimiento o siquiera disfrutarlo.

El motivo es que hemos decidido por algún impulso de nuestras emociones caer en deuda para satisfacer una necesidad que en ese momento puede ser vital pero que si analizas con más detenimiento seguramente no necesites.

Las malas deudas nos ayudan a financiar una vida de mentiras, donde nos llenamos de cosas y hacemos actividades que no podríamos hacer si gastáramos lo justo que llega al bolsillo. OJO, no estoy diciendo que no merezcamos eso que tanto queremos, pero hay otros caminos para comprar nuestros lujos que son menos angustiantes que el contraer deudas malas innecesarias.

Si elaboras un plan de pago de deuda mala, podrías encontrarte sin esta deuda en unos pocos años, sí años, pero piensa que si tus deudas son a cinco años, podrías estar liquidándolas en tan solo dos.

¿Quieres salir de tus deudas? Elabora un plan aplicando los siguientes pasos:

  1. Empieza por esconder tus tarjetas de crédito. Olvídalas, a partir de hoy: ¡no existen!
  2. Limita tus gastos.
  3. Haz una lista de todas las deudas que tienes y no te mientas a ti mismo al hacerla.
  4. Paga todas tus cuentas religiosamente, no dejes de pagar ninguna porque los intereses te van a comer al largo plazo.
  5. Elige tu deuda más pequeña y dobla lo que pagas, por ejemplo, si tu deuda más pequeña es de 100 dólares, empieza a pagar 200 dólares mensualmente. Estoy segura que algo se te ocurrirá para generar esos 100 dólares extras que necesitas.
  6. Una vez que hayas cancelado tu primera deuda utilizarás lo que abonabas a esta cuenta en tu próxima deuda. Ejemplo, en tu segunda deuda pagas 150 dólares mensuales, más los 200 dólares que vas a agregar, ahora estarías pagando en total 350 dólares.
  7. Sigue así de estricto con todas tus deudas y verás cómo logras salir en tiempo récord del hoyo financiero en el que te encuentras.

¡Es así de fácil!

Empieza hoy a trabajar en tu plan de pago de deudas. Cuéntame cómo te va.

Compárteme con tus amig@s

Suscríbete

Tipos de Lecciones