Cartas de un Estoico

Estos tiempos que estamos viviendo hoy nos hace reflexionar acerca del nivel de preparación que tenemos para enfrentar las crisis y los desafíos internos y externos que nos presenta la vida.

Surfeando el Internet di con varias cartas de Séneca a su amigo Lucilius Junior a quien le habla sobre la manera en la que debe entrenarse el hombre para cuando llegan las crisis… En ellas Séneca habla sobre la superación del miedo y la estrategia más segura para protegerse de la desgracia.

Aquí te comparto algunas breves traducciones que valen la pena estudiar y practicar en lo cotidiano.

Y dice así:

Escribiendo en el mes de diciembre, Séneca ofrece a su amigo una receta para la resistencia moral y la constancia mental:

“Reserva un cierto número de días, durante los cuales te contentarás con un pasar más escaso y barato, con vestimenta tosca y áspera, diciéndote por momentos: «¿Es esta la condición que temía?» Precisamente en tiempos de inmunidad al cuidado, el alma debe endurecerse de antemano para ocasiones de mayor estrés, y es mientras la fortuna es amable que debe fortalecerse contra su violencia. En días de paz, el soldado realiza maniobras, lanza movimientos de tierra sin ningún enemigo a la vista y se cansa por el trabajo gratuito, para que pueda ser igual a un trabajo inevitable. Si no quisiera que un hombre se estremeciera cuando llegara la crisis, entrénalo antes de que llegue.

[…]

Que la paleta sea real y la capa gruesa; deja que el pan sea duro y sucio. Soporta todo esto durante tres o cuatro días a la vez, a veces por más, para que pueda ser una prueba de ti mismo en lugar de un simple pasatiempo. Entonces, te aseguro, mi querido Lucilio, que saltarás de alegría cuando estés lleno de un centavo de comida, y comprenderás que la tranquilidad mental de un hombre no depende de la fortuna; porque, incluso cuando está enojada, ella otorga lo suficiente para nuestras necesidades.

Séneca nos da este consejo como una prueba de los privilegios que tenemos dentro de nuestra realidad, después de todo, es un lujo de los privilegiados practicar esto como un ejercicio electivo ocasional en la construcción del carácter en lugar de una circunstancia cotidiana de la vida.

Sin embargo, no hay ninguna razón para creer que estás haciendo algo mega uff y sentirte grande por ello, por favor que no se te vayan los humos a la cabeza, porque al practicar un ejercicio así simplemente estarás haciendo lo que miles de esclavos y de pobres hacen cada día.

Pero, estas filosofía de Séneca te puede ayudar a no prepararte por obligación sino como una elección, es un experimento que puedes hacer de vez en cuando para fortalecer tu carácter.

Una de las frases que más me llamó la atención fue: “Intimemos con la pobreza, para que la fortuna no nos pille desprevenidos. Seremos ricos con más comodidad, si alguna vez aprendemos cuán lejos está la pobreza de ser una carga.”

WOW.

[…]

Entonces, mi querido Lucilius, comienza a … apartar ciertos días en los que te retirarás de tu negocio y te sentirás como en casa con la tarifa más escasa. Establece relaciones comerciales con la pobreza.

Las cartas de un estoico son un texto fundamental de carácter, esencial para cualquiera que busque trascender la mirada de arrogancias de nuestra humanidad. Te recomiendo leer más de Séneca y el estoicismo para esta época y las que están por venir.

Me interesan tus comentarios. ¿Qué piensas de esta manera de ver la vida? ¿Qué tan íntimo(a) eres con la pobreza? ¿Es una carga para ti?

¿Te gustó este post?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp

déjanos un comentario