fbpx

Actitud de un ganador Vs la de un perdedor. ¿Cúal tienes tú?

Cuando dos equipos de fútbol se enfrentan hay un ganador y hay un perdedor al final, para eso es el juego, para definir un vencedor.

Lo cierto es que así como en el fútbol, en los deportes o en cualquier competencia, en la vida también hay ganadores de vida y perdedores de vida.

¿Qué significa esto?

Significa que en una entrevista de trabajo hay varios postulantes y sólo una persona ganará el puesto. Que en la escuela unos ganarán la atención del profesor y otros la perderán. Que en las relaciones unos ganarán la persona con la que quieren estar y otros la perderán.

La vida está llena de ganadores y perdedores. ¿De qué lado quieres estar?”

 

Todo tiene que ver con la actitud y la disposición con la que enfrentes las circunstancias de la vida. La vida constantemente nos pondrá pruebas en el camino, etapas a superar para seguir creciendo, cómo salgamos de esas pruebas es lo que nos va a dar más o menos oportunidades de ganar o perder.

Esta es la actitud de un ganador:

“Me preparé para hablar con mi jefe sobre nuevas implementaciones en nuestra área de trabajo, se negó completamente, pero sé que lo que planteo tiene sentido y podría brindar muchos beneficios a todos los trabajadores y a las labores en sí. Quizás como lo planteé no demostró mi mejor esfuerzo e interés, me reprochó varios temas. Voy a darle la vuelta a mis propias palabras a ver si logro explicarme mejor y hacer que mi moción pase, estoy seguro que así sí va a entender y además va a compartir mis ideas”

Esta es la actitud del perdedor:

“Fui a hablar con mi jefe y el muy creído me volvió a mandar a volar, estoy harta de él, qué se cree, me mira en menos, está equivocado, no sabe nada, no sé por qué trabaja ahí y cómo puede ser jefe, no valora lo que hago, no se da cuenta de todo lo que he trabajado. Mi esfuerzo en esta empresa está subvalorado, yo hago de todo y nadie lo nota.”

¿Ves la diferencia? El ganador siempre está buscando oportunidades de mejorar, el perdedor sigue entonando la misma canción de victimización “Nadie me quiere, todos me odian” y si lo hace frente a personas que van a alabar su lamento mejor.

Lo cierto es que en el fútbol (si volvemos a nuestro ejemplo inicial) los dos equipos se preparan y entrenan largas horas, trabajan duro, hay mucho esfuerzo involucrado, pero el día del partido se llevará a cabo la decisión final… quién gana de verdad.

No importa cuánto hayan entrenado, uno va a ganar y el otro perderá.

Y después del partido un equipo de fútbol que haya perdido no se echa a llorar porque “la vida es tan injusta que nadie ve todo el esfuerzo que ellos pusieron para ganar”

Como dice el dicho: “Los gallos se ven en la cancha” Puedes saber mucho, puedes conocer mucha técnica, pero el día que la vida te pone en la cancha es el momento de demostrar todo lo que sabes, sino, vas a terminar perdiendo.

Si tú vas con la actitud de perdedor, puedes estar seguro que tu contraparte puede llegar con una disposición de ganador y ¿Adivina quién ganará? Puede que los dos tengan la misma preparación, el mismo entrenamiento, peor al final, uno sólo saldrá con la victoria.

¿Estás mentalizado para triunfar?

Compárteme con tus amig@s

Suscríbete

Tipos de Lecciones